Escribe: César Huamanchumo (*) Ante la incertidumbre del Mañana, países y empresas usan la prospectiva a fin de perfilar escenarios posibles y elaborar planes de acción contingentes. Jorge Luis Borges decía “el futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer”. Aquí, nuestra clase política y sesudos analistas corren tras micrófonos para comentar la “coyuntura” y escandaletes del día.

En el gobierno de Humala, son pocos quienes plantean Construir Futuro para las generaciones venideras. Escasean funcionarios con visión “glocal” y padecemos languidez en abrir propuestas disruptivas hacia el desarrollo. La audiencia es rala para nuevas ideas. Y así, pensamos alcanzar a Chile mientras ellos corren tras los talones de Singapur, Indonesia, Hong Kong, las verdaderas Ligas Mayores.

UNCTAD: Clasificación de industrias creativas

cuadro

La lección desafiante del Siglo 21 otra vez corre por cuenta de Corea, tal como lo hiciera exitosamente desde 1960 convirtiéndose en una poderosa economía industrial. En la Conferencia de Davos (Enero 2014), la señora Park Geun-gye, presidenta de Corea del Sur expresó “… debemos lograr un crecimiento sostenible e inclusivo. Pero hacerlo gradualmente no funciona. Se necesita de inmediato cambiar de paradigma.

Requerimos urgente un motor que nos lleve adelante, transforme el orden y el mundo existentes. Corea busca ese motor en la economía creativa. Hoy, la idea brillante, el pensamiento creativo o una nueva tecnología creada por una sola persona mueve al mundo. Mientras hay naciones dedicadas aún a la extracción de recursos minerales, las economías creativas movilizan la creatividad de la mente…”. Mensaje que nos cae de piedra.

La presidenta Park acaba de visitar el Perú, habiendo firmado varios convenios de cooperación, entre ellos uno para promocionar las industrias creativas, de estado larval en nuestro país. En “La Economía Naranja: Una Oportunidad Infinita” del BID (lanzado en 2013) se remarca la importancia de la Economía Creativa para crear riqueza. El documento afirma que si la Economía Naranja fuera un país, sería la cuarta economía del mundo, ocuparía el noveno lugar como exportador de bienes y servicios, y representaría la cuarta fuerza laboral del planeta.

Las Industrias Creativas comprenden actividades nacidas del talento e imaginación individual: música, artes escénicas, audiovisuales, animación digital y multimedia, diseño, literatura e impresión, danza, artes visuales e industrias culturales (artesanía, patrimonio histórico, conocimiento tradicional). Procuran empleo, innovación y comercio, acelerando el crecimiento con inclusión. Según el BID su aporte al PBI en países de América Latina fluctúa entre 2.5% a 3.5%. UNCTAD estima que la demanda mundial de bienes y servicios creativos alcanzó US$ 624 mil millones en 2011. Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Uruguay ya aplican políticas promotoras. En Perú, el baile recién empieza

Poseemos ilustres creativos que lucen su talento en el orbe. Desde Vargas Llosa hasta Juan Diego Flores, tanto como Mario Testino y Claudia Llosa, incluyendo a Gastón Acurio, Pedro Suárez Vértiz, Gianmarco. Sin contar con la inacabable creatividad popular y el conocimiento tradicional, notorias en las regiones interiores. Allí, las industrias creativas pavimentarán el camino rumbo a la inclusión social. Además, elevarán la competitividad exportadora para enfrentar exitosamente la veloz evolución de los mercados globales, donde las network, e-commerce y TICs vienen haciendo trizas a los negocios tradicionales.

Los naipes no son los mejores este año: quizás el PBI no llegue al 2% y las exportaciones sigan desinflándose. Enfrentemos el imperativo de abandonar las estadísticas mediocres aplicando un accionar disruptivo e innovador, produciendo nuevos bienes y servicios que satisfagan la demanda de la economía del conocimiento. Entonces no habrá razón para lloriquear por la caída de precios. Organizar un eco sistema promotor de las Industrias Creativas catalizará la Diversificación Productiva y alzará la competitividad del país, convirtiéndose en nave madrina navegando al puerto de la prosperidad con inclusión. Merece ponderar que “…emplear a un trabajador en una ocupación creativa es un aporte de innovación similar a contratar a un científico”. The Creative Economy Report. London Economic School. London, 2008).

Teniendo a Corea de socio estratégico y con alta participación de nuestro sector privado las oportunidades serán ilimitadas, tanto como la creatividad de nuestra gente. Metas ambiciosas al 2021: que Cusco sea el hub global en Sudamérica y, al menos 8% del PBI, provenga de las industrias creativas y derechos de propiedad intelectual.

 

(*)  El autor ([email protected]) es especialista en tendencias globales, negocios internacionales, emprendimiento e innovación.

 

ch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here