El anuncio de la reforma del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) no solo fue bien acogido por las regiones del sur del país, sino que además propusieron que uno de los nuevos enfoques de este dispositivo tenga un carácter más social.

snip

Al respecto, el presidente regional de Moquegua, Martín Vizcarra, sostuvo que en muchas regiones hay proyectos con características especiales y que implican desarrollo para las zonas altoandinas o para aquellas que se encuentran en extrema pobreza.

“Sin embargo, la actual rigidez del SNIP no permite diferenciar la realidad de estas zonas con las de las ciudades, pues su aplicación es la misma”, manifestó al Diario Oficial El Peruano. Agregó que, en ese sentido, los parámetros de evaluación deben ser diferentes. “Actualmente, el SNIP evalúa de la misma forma un proyecto urbano y otro rural; lo mismo sucede con un plan de corte económico y otro social, cuando lo coherente es que se tomen decisiones acordes a la realidad de cada localidad que se verá beneficiada con el proyecto”, aseveró Vizcarra.

Propuestas

El presidente regional de Moquegua sostuvo que una de las propuestas que plantearía para mejorar el SNIP sería permitir el gasto social.

“Las evaluaciones de la inversión no solo deben enmarcarse en el ámbito de la infraestructura física. Para el SNIP, resulta sencillo aprobar proyectos viales, de canales de regadío o edificaciones, pero temas sociales como la inversión en la disminución de la desnutrición es complicado de evaluar”, comentó Vizcarra.

En cuanto a las inversiones que no se hicieron efectivas en Moquegua, la autoridad sostuvo que el presupuesto de la región asciende a 400 millones de nuevos soles, el que, al sumarse los saldos pasados, puede elevarse hasta 700 millones.

“Este el monto de inversiones que tenemos en cartera y si logramos agilizar su ejecución, podremos atender las necesidades de la región en menor tiempo”, refirió.

Tratamiento especial

Por su parte, el presidente regional de Apurímac, Elías Segovia, sostuvo que su región junto a Ayacucho y Huancavelica debería tener un tratamiento especial por el SNIP, considerando que fueron escenarios de la violencia política armada y que su desarrollo no está comprendido precisamente en los actuales indicadores económicos.

“Apurímac, por ejemplo, es una región agrícola, minera y turística, por lo que es importante que la riqueza que pueda generar la minería se refleje en el desarrollo de los otros dos sectores. Para esto se requiere agilizar la ejecución de proyectos que signifiquen la reconstrucción de las regiones y, en ese sentido, apoyamos la propuesta formulada por el presidente de la República”, enfatizó.

Según Segovia, Apurímac acoge el 20% de la inversión minera, pero las condiciones de su crecimiento vegetativo no coinciden con el denominado boom económico que cambió toda la estructura económica del país.

Combatirá la pobreza

La reforma del SNIP coadyuvará a impulsar proyectos de gran envergadura y luchar contra la pobreza, afirmó el presidente regional de Puno, Mauricio Rodríguez.

Manifestó que el SNIP era un instrumento engorroso que, en vez de alentar las inversiones, las retrasaba en desmedro del progreso.

“Esperamos que la flexibilización de este sistema permita que los gobiernos regionales y locales inviertan en proyectos productivos”.

Rodríguez sostuvo que las mejoras en el SNIP posibilitarán invertir en capacitación, asistencia técnica, asesoría de gestión y adopción de tecnologías a la vez.

Dijo que cerca de 1,600 gobiernos locales con mayores necesidades puedan aprobar más rápidamente sus proyectos.

(El Peruano)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here