Ante ello, Carlos Casas, ex viceministro de Economía, recomienda mejorar la capacidad de los operadores de compra de adquisiciones y simplificar los trámites para promover una adecuada ‘fluidez’ del gasto de inversión.

carlos-casas

El Presupuesto Público 2013 presentado ante el Congreso tiene como meta incrementarse en un 13% respecto a este año, enfocando su gasto en cerrar las brechas sociales , y promoviendo el desarrollo para una mayor inclusión social.

El fundamento principal del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para el logro de este objetivo ha sido claro: el mantenimiento de una política de estabilidad macroeconómica , que incluso llevaría al país a un crecimiento de 6% para el próximo año.

Al respecto, Carlos Casas, ex viceministro de Economía, opina que si bien dicho presupuesto se adecúa a la responsabilidad fiscal que se ha tenido en los últimos años, y ha generado estimaciones de crecimiento “creíbles”, el problema que obstaculizaría su uso eficiente sería, principalmente, el bajo nivel de ejecución del gasto de inversión observado hasta el momento.

“Se ha dado una dilatación en los plazos de ejecución del gasto de inversión debido a la falta de capacidades para manejarlo, y a los engorrosos procesos que ellos implican. Por ello, para un manejo eficiente, es necesario simplificar los trámites y tener mejores operadores que conozcan bien las reglas del juego. Porque, podemos tener dinero para gastar en inversión, pero si no tenemos la capacidad para ejecutarlo, se va a avanzar poco”, sostiene el también jefe del Departamento de Economía de la Universidad del Pacífico.

En ese sentido, recomienda una mayor capacitación de los operadores de compra de adquisiciones, entrenándolos en la realización de un correcto estudio de mercado, que les permita proponer precios viables, y adecuados plazos, que sirvan como base para la aceleración en los procesos de licitación.

“De lo contrario, los postores van a objetar sobre los sustentos de la licitación, declarando el proceso como ‘desierto’, recurriendo a una nueva convocación, y dilatando los procesos para hacer las compras públicas”, refiere.

Choque de expectativas

Casas menciona la importancia de que el Gobierno se muestre proactivo en el mantenimiento de las expectativas del sector privado, sobre todo ante la reciente decisión de postergación de importantes inversiones mineras , de modo que otros sectores no se ‘contagien’ de dichas ‘expectativas adversas’.

“Se debe tratar de que la perspectiva negativa que puede prevalecer en los proyectos mineros no se traslade al resto de la economía y contagie a la demanda interna, pues ello cortaría el impulso que hemos tenido hasta el momento . El rol del Gobierno está en ‘jugar’ con dichas expectativas para crear un entorno favorable a la inversión”, señala Casas.

Así, Casas asegura que es necesario que el Gobierno mantenga un cronograma de importantes asociaciones público-privadas de las concesiones, lo que incentivará la entrada del sector privado y dinamizará la demanda .

“Con ello se tendría un doble efecto: por un lado, cerrar la brecha de infraestructura, y por el otro, generar un mayor crecimiento del gasto privado, que es lo que se requiere en estos momentos”, culmina.

(Gestión)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here