Para ser un gerente efectivo, debe comportarse de manera auténtica. No ser usted mismo originaría la incomodidad y desconfianza de quienes conforman su entorno laboral. Sin embargo, reflejar su “verdadero yo” y ser espontáneo no significan lo mismo.

gestion-publica

Si usted considera que para ser un jefe eficaz debe dejar de lado su “verdadero yo”, entonces está incurriendo en un craso error. Lo más seguro es que este tipo de método para obtener mejores resultados no funcione debido a dos razones. La primera equivale a que los demás se sentirán incómodos al trabajar con alguien poco auténtico y la segunda obedece a que generará desconfianza entre quienes laboren con usted al percibirla como una persona no sincera.

De esa manera, actuar como una persona diferente no funcionará, ya que no será capaz de mantener ese mismo ritmo día a día. Sus expresiones, palabras y lenguaje corporal, así como sus acciones y decisiones podrán de manifiesto su falta de autenticidad, por lo que los demás se mostrarán reacios a confiar en usted, según detalló Harvard Business Review.

Por ello, la “autenticidad” es tanto una virtud como una práctica ética. No obstante, cabe precisar que mostrar su “verdadero yo” no equivale a ser espontáneo.

Imagine que está llevando a cabo un brainstorming en una reunión, y a uno de sus empleados se le ocurre una idea que, de acuerdo a su experencia, calificaría como “tonta”. Su autenticidad podría conllevarlo a decir lo que piensa; aunque también podría controlar sus impulsos y, sin dejar de ser auténtico, dejarse orientar por un espíritu de respeto mutuo, así que diría algo como: “No entiendo qué quieres decir con esto. ¿Puedes decirnos algo más al respecto?”

En ese sentido, si usted opta por decirle a su subordinado que acaba de mencionar una “idea tonta”, inhibirá el libre flujo de ideas en posteriores reuniones. De lo contrario, si le solicita que especifique lo que quiso decir, entonces evitará perder buenas ideas e información importante.

Es crucial reconocer que la autenticidad es una habilidad social, además de ser una cualidad del comportamiento interactivo. Por lo que ser un “auténtico líder” significa ser “uno mismo”. Recuerde que debe orientar su “verdadero yo” a una correcta utilización de las palabras y a una manera adecuada de comportarse para establecer una mejor interacción con los demás miembros de equipo.

(Gestión)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here