Las mejoras que hacen que los programas de pagos de los Gobiernos sean más eficientes, seguros y transparentes pueden contribuir a reducir hasta un 75% los costos administrativos conexos. Como parte de su compromiso por ayudar a los Gobiernos a modernizarse en esta esfera, el Banco Mundial pone a disposición del público el documento General Guidelines for the Development of Government Payment Programs (Directrices generales para la preparación de programas de pagos de los Gobiernos), en el que se promueven prácticas óptimas y se establecen estándares para la preparación y el mejoramiento de los planes de pagos de los Gobiernos.

Pagos

Millones de personas que viven en países en desarrollo de todo el mundo reciben sus salarios, beneficios y pensiones a través de pagos de Gobiernos a personas. Pero en muchos casos, el proceso no es eficaz en función de los costos.

“Solo el 25% de los países de ingreso bajo procesan electrónicamente las transferencias de efectivo y los beneficios sociales, y el porcentaje es levemente superior en el caso de los salarios y pensiones del sector público”, dijo Gaiv Tata, director del Grupo de Prácticas Mundiales sobre Inclusión Financiera. “Esto significa que muchos Gobiernos están utilizando al máximo sus limitados recursos y están gastando más de lo que deberían en el pago de beneficios y salarios”.

El informe se centra en casos como el programa de protección social Bolsa Familia de Brasil, en el que el Gobierno ahorró un 75% en costos administrativos gracias a la aplicación de un sistema electrónico de gestión. Mediante este programa se logró fácilmente que la cobertura universal llegara a 12,4 millones de personas de ingreso bajo, lo que representa cerca del 30% de la población que vive por debajo de la línea de pobreza. Al ofrecer a los beneficiarios acceso a cuentas de pagos, los programas de pagos de Gobiernos a personas también pueden contribuir a ampliar la inclusión financiera de millones de personas no bancarizadas porque actúan como vía de acceso a otros servicios financieros. Los programas como Bolsa Familia constituyen una salida para las familias de ingreso bajo, porque les permite destinar sus ingresos a cuestiones esenciales, como comida y educación.

Con una mayor eficiencia de los programas de pagos de los Gobiernos, no solo se optimizan los pagos, sino también se mejoran las actividades de generación de ingresos. “Se calcula que los gastos públicos y la recaudación impositiva, que se realizan en gran medida a través de los sistemas de pagos de los Gobiernos, equivalen a entre un 15% y un 45% del producto interno bruto”, explicó Massimo Cirasino, gerente de Infraestructura Financiera del Banco Mundial. “Los sistemas de pagos electrónicos más eficientes no solo ayudan a los Gobiernos a ahorrar dinero; también pueden beneficiar a los contribuyentes y al resto de los usuarios de estos sistemas”.

Las directrices, que también abordan los desafíos operacionales a los que se enfrentan los programas de pagos de los Gobiernos, presentan recomendaciones sobre los siguientes temas:

  • cómo garantizar que los pagos y la recaudación respalden la gestión adecuada, eficiente y transparente de los recursos financieros públicos;
  • cómo hacer que los programas de pagos de los Gobiernos sean seguros, confiables y eficaces en función de los costos;
  • cómo asegurar que los esfuerzos por modernizar los programas de pagos de los Gobiernos aceleren el desarrollo de los sistemas nacionales de pagos y promuevan la inclusión financiera.

Las directrices se prepararon en consulta con el Grupo Internacional de Asesoramiento sobre Pagos de Gobiernos, que está compuesto por autoridades del sector público de varios países, así como por organizaciones no gubernamentales y prestadores de los servicios de pagos. Las directrices están disponibles en

www.worldbank.org/paymentsystems

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here