«Cuando uno entra al Estado debe hacerlo con ganas de servir»

0
1126

Cuando María Roldan Acuña ingresó al Ministerio de Agricultura en 1986, no imaginó que le iba a salvar el pellejo a más de un funcionario público. Laborando como hormiga desde su escritorio y en medio de la ya acostumbrada escasez del Estado, ha colaborado en la gestión de gerentes, subgerentes y jefes de área, algunos de los cuales recién empezaban a conocer la gestión pública el día que ingresaron a la institución, portando tan solo su buena fe y confiando en la experiencia del personal que ya allí laboraba.

“Creo quebuenas practicas en gestion publica es muy importante la función que realizamos las secretarias en la gestión administrativa de los funcionarios públicos, pues por nosotras pasan todos los documentos que ingresan y salen de la institución. En mi caso, como servidora pública soy muy exigente en la revisión al detalle de cada documento, tanto en su forma como en su fondo. Es así que puedo decir que en estos 28 años de labor en cuatro Ministerios he podido detectar a tiempo miles de problemas antes de una firma, y que bien pudieron generarle más de un dolor de cabeza a mis superiores. Sea por errores de forma o por el desconocimiento de las normas y los procedimientos, he logrado comunicar a tiempo y solucionar el impase antes de que este se convierta en tremendo dolor de cabeza para ellos”, sostiene María.

Esto lo sabe muy bien Guillermo Paz, sociólogo de profesión y ex Gerente General de la Oficina Nacional de Cooperación Popular – COOPOP. “Si no fuera por María Roldán, mi secretaria a inicios de siglo, seguro que hoy en día seguiría respondiendo mil y un observaciones de la Oficina de Control Interno. Su responsabilidad desde la función que realiza, su agudeza para con los procedimientos, y su don de servicio para con la institución la convierten en una servidora pública no sólo eficiente, sino también íntegra. Ese es el nivel de servidores públicos que se requieren en el Estado”, subraya Paz.

María empezó su historia en el Estado cuando tenía 33 años. Hoy a sus 61, puede contar con lujo de detalles parte de la historia de los Ministerios de Educación (IPD), Agricultura, de la Mujer (COOPOP), y de Desarrollo e Inclusión Social (FONCODES), donde actualmente labora.

“Cuando uno ingresa el Estado debe hacerlo con ganas de servir. Para mí, trabajar en el Estado no solo es una responsabilidad, sino un acto de servicio; un compromiso personal permanente, de actualización constante, y de trabajo en equipo; de liderazgos sí, pero también de trabajo de hormiga; de ponernos todos la camiseta donde el único ganador sea nuestro país”, dice con orgullo María Roldán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here