Édgar Orellana, especialista de agua y saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aclaró que las Asociaciones Público Privadas (APP) deben ser vistas como mecanismos que permitirán mayor alcance al estado y los proyectos que este tiene previstos en el corto, mediano y largo plazo.“Hay buenas y malas [Asociaciones Público Privadas], pero sí se ha satanizado el concepto de que una empresa privada gestione el agua”, indicó el especialista durante el panel “Infraestructura social: soluciones ahora – salud, agua y saneamiento”, del foro Perú: Gestión pública e infraestructura 2017, organizado por El Comercio y AFIN.

En esa línea, dijo que sería bueno que los diversos ministerios -tomando, como base, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento- planteen contratos de gestión integral que permitan el apoyo del sector privado a las diversas metas planteadas en materia de alcance.

En tanto, Frederico Guanais, especialista Líder Salud del BID aclaró que las APP no significan que un proyecto en particular será más barato, pero tampoco se puede asumir que sería más caro.

Alertó que en sector salud, muchas veces, no se consolidan proyectos a nivel regional porque este último no ve positiva la injerencia del sector privado, frente a los sectores de finanzas que impulsan su implementación.

Por ello, indicó que en el BID existe interés en capacitar a los gobiernos para apoyar el ingreso de APP cuando es necesario.

En la misma presentación, José Salardi, Director de Saneamiento del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), resaltó que desde su cartera ya se incentiva cerrar la brecha que existe en las plantes de tratamiento residual mediante APP.

Añadió que el sector saneamiento requiere una inversión a largo plazo de 15 mil millones de dólares para dejar de ser el rubro más rezagado.

De otro lado, Daniel Querub, CEO de IBT Group habló sobre los dos primeros complejos hospitalarios de la región gestionados bajo el modelo APP -el complejo Alberto Leopoldo Barton Thompson, que fue abierto el pasado 30 de abril del 2014 al norte de Lima y el hospital Guillermo Kaelin de la Fuente, en Villa María del Triunfo.

El ejecutivo precisó que han logrado gestionar distintas herramientas innovadoras que han ayudado a aumentar la satisfacción y mejorar el servicio en ambos complejos: desarrollar historias clínicas tecnológicas, sistemas digitales, entre otros.

Puntualizó que en ambos centros de salud ya han atendido más de dos millones de consultas, 500.000 emergencias y cerca de 4.000 partos.

(El Comercio)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here